Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Bombones de Aceite.

Si si, leísteis bien, seguro que muchos de vosotros habéis puesto cara de asquito, otros de sorpresa, y otros de qué ricos. Yo la primera vez que oí hablar de ellos mi cara fue un poco de las tres, y es que no me era muy corriente por aquel entonces relacionar el aceite con el chocolate. En este caso los realizaré con aceite puro de avellanas. Hace unos años hice mis pinitos con los aceites de frutos secos y ellos me llevó a experimentar también. Si no encontráis un buen aceite de avellanas (ojo!! que sea de consumo alimentario, los que encontramos en droguerías no es apto para tomarlo.) también os valdrá un buen aceite de oliva virgen. Puede que con algún otro aceite vegetal resulten igual de buenos, el de pistacho también es excelente, pero el de almendras y nuez son demasiados suaves de sabor, y la potencia del chocolate hace que apenas se aprecie.

El libro que comenté para realizar esta receta es el de «Las Brujas» de Roald Dahl. Y como ya dije…Bombones mortales….de lo ricos que están.

Vamos a la faena!!


Dificultad: Difícil ( pero no tenéis que tener reparo a preparar estas recetas más complicadas, hay que ponerse manos a la obra, si no lo intentáis no sabéis cuán de difícil  o fácil os puede resultar. Yo os tengo que decir que a mí más que difícil me resulta muy laborioso, pero respetando tiempos, medidas y temperaturas, la repostería es así, seguro que os salen) .

Ingredientes:

  • 500 gr. de chocolate negro mínimo un 32% de cacao.
  • 250 gr. de chocolate negro rallado mínimo 32% de cacao.
  • 250 gr. de chocolate con leche.
  • 100 gr. de aceite de avellana.
  • Termómetro de cocina  para medir la temperatura del chocolate.
  • Molde para bombones.

Lo primero de todo es atemperar el chocolate. Este paso es el más importante, si no lo realizamos bien, o simplemente nos lo saltamos, nuestros bombones no tendrán brillo ni cristaliza por lo tanto no se endurecerá.

Ponemos al baño maría los 500 gr. de chocolate negro para que se funda, hasta alcanzar una temperatura de 40º.

Una vez llegados a dicha temperatura vertemos en el bol donde previamente tendremos el chocolate rallado. Mezclamos bien y con una batidora de mano batimos hasta integrar completamente y baje a una temperatura de 30º. Este será el momento para empezar a usar nuestro chocolate.

Rellenamos nuestros moldes, y una vez llenos lo volcamos (sobre un papel de horno o una fuente para poder aprovechar este chocolate) con movimientos circulares. Lo que pretendemos es que se nos quede una cobertura para luego rellenarlos. Metemos estos moldes en la nevera y los dejamos media hora. 

El bol de chocolate fundido que nos sobró lo pondremos en un recipiente con agua templada para mantener la temperatura (CUIDADO!! no puede entrarle agua).

En otro bol fundimos el chocolate con leche al baño maría, una vez fundido añadimos el aceite y removemos bien. Para facilitar la tarea, vertemos esta mezcla en una manga pastelera, la guardamos un poco en la nevera para que se enfríe un poco (pero con cuidado de no pasarnos de tiempo pues de lo contrario se solidifica).

Sacamos nuestros moldes de la nevera, nuestro chocolate ya estará duro. Es entonces cuando rellenamos lo huecos con la mezcla de la manga, pero si llegar a llenar hasta arriba.

Volvemos a llevarlo a la nevera y lo dejamos mínimo 2 horas.

Sacamos los moldes (el relleno tiene que estar duro) y terminamos de rellenar con el chocolate negro del principio. Volvemos a meter los moldes en la nevera mínimo 1 hora, si es más no pasa nada.

Ya solo queda desmoldar y disfrutarlos. 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s