Blog · relatos

Por ti.

Ama sin pedir perdón, expresa sin recelo, no supliques amor, equivócate sin sentir vergüenza, deja hablar al corazón, acalla un poco la cabeza, deja que todo siga su curso, no te empeñes en nadar contracorriente, no funciona, créeme, aunque pienses durante un tiempo que así es, te cansaras, eso te hará tirar la toalla y retrocederás. Sin embargo, si dejas que la corriente te meza, te guie, volverás a brillar sin dar pasos atrás. Sé que da miedo no saber dónde todo esto te llevará, pero nada sucede por casualidad, porque tú estás donde tienes que estar, no podrías estar en otro lugar. Las personas que te rodean ahora son las que les toca hallarse, y las que se van son las que ya aportaron lo que tenían que aportar. Desapegarse de lo que sea, escuece, pero solo depende de ti cuanto dejarás que eso duela, o puedes optar por sacar ese valor que tienes dentro y que tan poco crees en él, hacerte una cura, dejar que le dé el aire y permitir que cicatrice. Puede que el proceso te resulte largo, pero confía en mí, no hay demasiados días en el calendario si el final es recuperarte a ti y por ti.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s