Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

Pinsa.

Hola a tod@s aquí os traigo de la novela «Jesús me quiere» esta recetilla.

Quienes habéis leído mi anterior artículo habréis visto que nada habla de esto pero sí de que los protagonistas se van a pasar una agradable velada a  un restaurante italiano donde piden para cenar una pizza  (si le pincháis os llevará a la recetilla). Pues bien, como ya os puse tiempo atrás la receta de cómo preparar una pizza no iba a repetir así que después de mi último recorrido por Italia tuve la ocasión de probar tan delicioso manjar y he visto que este era el momento perfecto para enseñaroslo.

Os cuento un poquillo, la pinsa nació antes que la pizza, esta tiene una masa mucho más digerible por los tipos de harinas (trigo, soja y arroz) y su larga fermentación. Se le dá forma ovalada y queda crujiente por fuera y blandita por dentro. 

Para los que me conocéis un poco ya sabéis que lo de las fermentaciones largas me desquicia un poco pero como siempre, el resultado merece la pena. Es tal que horneada con aceite de oliva y sal es fabulosa.

Otra cosa más, esta receta lleva días de reposo, así pues, planear con mucho tiempo cuando queréis comerla.

Dificultad: Media (el amasado si no tenéis algún robot de cocina que os facilite la labor ya que es un poco tedioso)

Ingredientes:

  • 650 gr. de harina de fuerza de trigo.
  • 30 gr de harina de arroz.
  • 20 gr. de harina de soja (yo no tuve la suerte de encontrarla, y la sustituí por 30 gr.  harina de garbanzo que esa parece ser más corriente encontrarla)
  • 400 ml. de agua MUY FRÍA (esto es muy importante).
  • 3 gr. de levadura seca de panadería.
  • 10 gr. de sal.
  • 10 gr. de aceite de oliva.

 

Mezclar en un bol todas las harinas junto con la levadura seca. 

 

Verter 300 ml. de agua y amasar con una amasadora a velocidad 1 durante un par de minutos. Pasado ese tiempo pasar a una velocidad más (2) y continuar amasando por unos 10-12 minutos. 

 

Agregar la sal y continuar amasando otros 5 minutos más.

 

Añadir el aceite y amasar durante otros 5 minutos.

 

Finalmente incorporar el resto del agua y amasar durante 10 minutos más.

 

En este momento dejaremos la masa reposar en el mismo sitio donde está y cada 10 minutos amasaremos un total de 3 veces (esto lo haremos para que aumente la absorción del agua y tenga mayor consistencia). Es decir, amasamos unas cuantas vueltas, reposamos 10 minutos, pasados estos volvemos a darle otras cuantas vueltas y dejaremos de nuevo reposar otros 10 minutos, así un total de 3 veces (30 minutos).

 

Después de estas ventilaciones, nuestra masa será compacta, seca y permanecerá unida (si no es así continúa amasando hasta llegar a ese punto, esto dependerá mucho de la calidad de las harinas y el grado de absorción).

 

Colocamos nuestra masa en un recipiente amplio y lo metemos en la nevera un mínimo de 35 horas y un máximo de 150 horas. Yo la dejé 3 días.

 

Pasado este tiempo, sacamos la masa, la cortamos en dos y formamos dos bolas y las dejamos reposar durante 3 horas en la nevera.

 

Ponemos a precalentar el horno a 250º. Extenderemos la masa en una bandeja de horno donde previamente habremos cubierto con papel de hornear. Ahora va en gustos, si os apetece más gruesa o más delgada, regaremos con aceite de oliva y un poco de sal y metemos en el horno abajo del todo que toque con el fondo del horno, (esto hará que la base quede crujiente), durante 10 minutos. 

 

Sacamos de nuevo nuestra pinsa y ahora pondremos los ingredientes que nos gusten, yo en este caso puse mozzarella, chorizo y jamón cocido y un poco de albahaca. Lo llevamos de nuevo al horno y dejaremos unos 5 minutos más. 

 

IMPORTANTE: ¡¡ID VIGILANDO DE VEZ EN CUANDO, CADA HORNO ES UN MUNDO!!, en cuanto la veáis doradita ya la podéis sacar. 

 

Y eso , a comer recién salida del horno ya que fría pierde mucho.

Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

Macarrones a la carbonara.

Con la novela de «La biblioteca de los muertos», os traigo esta receta realmente deliciosa. Nada tiene que ver con lo que se llama en España pasta a la carbonara, yo diría que solo tienen una cosa en común, la pasta. Olvídense de la nata. La nata es deliciosa en la cocina, pero para otras recetas.


Dificultad: Fácil (tan solo seguir la receta).

Ingredientes: 

  • 2 yemas.
  • 200 gr. de macarrones.
  • 100 gr. de panceta.
  • 30 gr. de queso pecorino rallado
  • 20 gr. de queso parmesano rallado
  • sal 
  • pimienta negra molida.

Lo primero mezclamos el queso pecorino con el queso parmesano, las yemas y 50 gr. de agua, batimos bien para que todo se integre y quede cremoso. Sazonamos con sal y pimienta. Reservamos.

Cocer la pasta en agua hirviendo con sal, hasta que esté al dente. En el mismo paquete de pasta nos pone el tiempo de cocción.

Mientras tanto cortamos la panceta en tiras cortas y freír en una sartén sin aceite y a fuego bajo hasta que estén doradas y crujientes.

Sacar la pasta cocida directamente a la sartén con la panceta dorada. Añadimos un poquito de agua de la cocción para ligar mejor ya que lleva todo el almidón.

Lo dejamos todo a fuego fuerte durante 1 minuto. Salteamos y dejamos que ese agua se convierta como en una cremita. Se evaporará.

Rápidamente y ya fuera del fuego añadimos la mezcla de las yemas, mezclamos rápido para que no cuaje y salga cremoso.

Terminamos con más queso pecorino al gusto y pimienta recién molida.

 

Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

Paella.

Aquí os traigo una paella deliciosa de la novela «Se prohíbe mantener afectos desmedidos en la puerta de la pensión», el arroz como en cualquier receta es un poco difícil de pillar el punto, y de que no quede pasado. Pero con un poco de práctica iréis pillándoselo.

Manos a los fogones….


Dificultad: Media-Alta ( es más que nada por el punto del arroz como ya os dije)

Ingredientes:

  • 2 dientes de ajo.
  • 1/2 cucharadita de pimentón.
  • 4 cucharadas de tomate rallado natural.
  • 200 gr. de judía verde plana.
  • Medio pollo troceado.
  • Medio conejo.
  • Arroz bomba. (medida 1 tacita de café por persona)
  • Garrofón (judión grande)
  • unas hebras de azafrán.
  • Colorante alimentario.
  • unas ramitas de romero fresco.
  • Sal.
  • Aceite de oliva

En una paellera con un poco de aceite de oliva, ponemos a dorar las carnes previamente cortada a trozos, hasta que tomen un color dorado.

Retiramos hacia el exterior de la paella la carne doradita y en el centro vamos poniendo la judía verde previamente cortada en trozos. La doramos.

Separamos la judía a los bordes de la paella y en el centro ponemos primero ajo muy picado, a continuación el pimentón y por último el tomate rallado.(Cuidado con el pimentón que no se os queme ya que tarda nada). Sofreímos todo bien. Aún no ponemos nada de sal.

Medimos el agua, 2 tacitas y media por una de arroz.

Ponemos el agua que hemos medido previamente y con un palillo lo introducimos en mitad de la paellera y vemos que hace una «MARCA», o bien en lugar de un palillo fijáis una marca en el mismo recipiente. .(esto es muy importante que lo hagáis ya que sino luego no sabréis cuando poner el arroz).

Una vez fijada la «marca» cubrimos con más agua hasta casi el borde. Dejaremos cocer y reducir hasta que baje el agua al nivel de nuestra marca. En este momento añadimos el garrofón cocido ( si es fresco se puede sofreír con la judía verde, pero si es congelado no, ya que se le desprendería la piel).

Ahora es cuando añadimos la sal y el colorante. Después ponemos unas hebras de azafrán. Y añadimos el arroz. 

Dejamos a fuego fuerte durante 5 minutos,  bajamos pasado ese tiempo y lo dejamos 15 minutos más aproximadamente. Hasta que oigamos crepitar el arroz. En este momento ya no quedará nada de caldo. 

Lo retiramos del fuego ponemos encima unas ramita de romero y lo dejamos reposar durante unos 3 o 4 minutos.

Esta es mi manera de hacer la paella, la de la foto fue realizada a la leña, esa cuenta más controlar el fuego pero claro el sabor también es mucho mejor. 

No obstante en casa hacemos a menudo y salen riquísimas igualmente.

Espero haber sido todo lo clara posible con lo de hacer una marca, de  todas formas si tenéis alguna duda no reparéis en preguntarme que yo estoy encantada de poder ayudaros.

NOTA: Si veis que pasado el tiempo estipulado el arroz aún le falta un poco, NO le añadas más agua, tan solo retíralo, tápalo y déjalo reposar así. El mismo calor que tiene hará que termine de hacerse.

 

Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

Palitos de queso.

Pues lo prometido es deuda, aquí desde la novela «La pequeña panadería de la isla», os traigo algo para picar, unos palitos de queso que son perfectos para sacar en un aperitivo.


Dificultad: Fácil (solo es mezclar todo bien).

Ingredientes:

  • 110 gr. de mantequilla blanda.
  • 200 gr. de queso rallado cheddar curado (no uses ningún queso tierno ni tipo azul).
  • 200 gr. de harina normal.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • Pimienta al gusto.

Ponemos el horno a precalentar a 200º.

Mezclamos bien el queso y la mantequilla.

A continuación, añadimos la harina, la sal, la pimienta y la levadura. Mezclamos bien hasta que quede todo bien integrado.

Vamos cortando masa y formando palitos, no muy gruesos porque de lo contrario saldrán un poco apelmazados.

Los vamos colocando en una bandeja de horno forrada con papel de hornear.

Los metemos al horno y los dejamos unos 15 minutos o hasta que estén crujientes y un poco doraditos.

 

Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

«Sándwich» de pollo.

Por aquí esta recetilla de la novela «El Amante Japonés», sencillo y riquísimo este sandwich de pollo que entre otras muchas cosas provoca esa «seguridad emocional.»

El pan que usé fue una hogaza de pan casero (por aquí la receta), pero sino queréis liaros mucho, comprad una buena hogaza de pan, ya que es una parte importante para que esta recetilla salga para chuparse los dedos.


Vamos al lío… 

Dificultad: Fácil (Solo tendréis que cocer el pollo y desmigarlo y poco más)

Ingredientes:

  • Pechuga de pollo.
  • 4 tomates maduros.
  • 1 cebolla.
  • 2 huevos
  • mantequilla

Lo primero es llenar una cacerola con agua y ponerla al fuego. Cuando comience a hervir meter la pechuga de pollo y dejarla unos 30 a 40 minutos.

En otro recipiente ponemos los huevos a cocer durante 11 minutos (desde que comience a hervir el agua).

Mientras se va cociendo todo, ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite de oliva y sofreímos a fuego medio una cebolla cortada en juliana. Una vez blandita la cebolla le añadimos los tomates previamente rallados, y seguimos sofriendo. Sazonamos con sal y pimienta al gusto. Reservamos muestra salsa de tomate.

En una sartén o plancha ponemos un pellizco de mantequilla y tostamos unas rebanadas de pan.

Sacamos nuestro pollo del agua y con unos tenedores desmenuzamos la pechuga haciendo hebras, si no os podéis con los tenedores, con las manos bien limpias podéis hacerlo también.

Una vez desmenuzado, le vamos añadiendo nuestra salsa de tomate al gusto y mezclamos bien.

Ponemos en una de nuestras rebanadas de pan tostado un poco de nuestro pollo y unas rodajas de huevo cocido, tapamos con la otra rebanada de pan.

¡¡Y a degustar!!

 

Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

Tortilla francesa.

Y por aquí de la mano de la novela «Los Asquerosos», os traigo esta recetilla muy sencilla pero no por ello menos rica.


Dificultad: Fácil (la única dificultad es tener una sartén mala que se pegue el huevo, salvando esa observación, es muy sencilla).

Ingredientes:

  • 2 huevos.
  • Sal.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de leche (opcional)

Casca los huevos en un cuenco y sala las yemas. Bate bien con un tenedor.

Añade 2 cucharadas de leche (este punto es opcional pero la leche hace que quede nuestra tortilla más jugosa).

Pon la sartén a calentar a fuego fuerte. Cuando esté bien caliente, añade una cucharadita de aceite y baja el fuego a potencia media. Añade los huevos batidos y remuévelos un poco.

Espera un poquito hasta que empiece a cuajarse (como unos 15 segundos), en ese momento dobla la tortilla por la mitad.

Voltea la tortilla hacia el otro lado.

Esperamos unos segundos y sacamos del fuego.

Ya que el sabor de los huevos es muy suave, este permite aderezar de un montón de maneras, bien con ajo y perejil, o rellena con unos taquitos de jamón o bien de queso.

Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

Pan Irlandés.

Aquí os traigo este fantástico pan irlandés integral casero de nuestra novela Una semana en invierno. Como podréis ver la receta es bien sencilla.

Luego para seguir un poco con nuestra novela, prepare una tosta con salmón ahumado (ya que no encontré trucha ahumada como toman  de entrante) con una base de queso crema, tomate rosa para coronarlo con nuestro salmón y espolvoreado un poquito de eneldo que le va de maravilla, todo esto en una rebanada de pan irlandés integral.


 Dificultad: Fácil (tan solo mezclar todo y amasar).

Ingredientes:

  • 155 gr. de harina de trigo.
  • 155 gr. de harina integral.
  • media cucharadita de bicarbonato sódico
  • media cucharadita de sal. 
  • 255 ml. de buttermilk (receta AQUÍ).

Ponemos nuestro horno a precalentar a 200ºC.

En un cuenco mezclamos las dos harinas con el bicarbonato y la sal. Formamos un hueco en el centro y vertemos nuestro buttermilk. Trabajamos la masa hasta que queden todos los ingredientes bien mezclados.

Ponemos un poco de harina en la encimera y volcamos nuestra masa, la cual amasaremos hasta tener una masa homogénea, si veis que se os pega mucho en las manos podéis añadirle un poquito (pero poquito) de harina, ya que la masa tiene que quedar un poco pegajosa.

Formamos una bola y la colocamos en una bandeja de horno a la que previamente habremos puesto un papel sulfurizado. Hacemos en la parte de arriba de nuestra bola unos cortes en forma de cruz. 

Horneamos a media altura durante unos 25-30 minutos, hasta que esté bien dorado.

Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de servir.

 

Blog · Recetas · recetas dulces · recetas saladas · Todas las recetas

Buttermilk.

Y aquí os traigo esta recetilla extra pues como podréis ver en muchas recetas es necesaria, hace que sobre todo en repostería, les aporte jugosidad y esponjosidad a las masas además de mejorar el sabor. Como es difícil de encontrar, al menos dónde yo vivo pues la hacemos casera que además todo lo casero tiene un extra. 


Dificultad: Muy muy fácil (mezclar y esperar)

Ingredientes:

En este caso vamos hacer 250 ml pero podéis hacer solo lo que pide la receta.

  • 250 ml. de leche entera o semidesnatada o nata. También puede ser mitad leche y mitad nata.

    ( Solo con nata es perfecto para elaboraciones como bizcochos)

  • Zumo de medio limón natural.

En un vaso ponemos la leche con el zumo de limón. Removemos bien con una cuchara y lo dejamos reposar 15 minutos antes de usar.

La mezcla resultante es a la de una leche cortada por el efecto del limón. Es como tiene que quedar.

En ningún caso tiene que separarse la leche del suero, ni el suero de la leche.

Si te sobra puedes guardarlo en la nevera 3 o 4 días no más.

 

Blog · Recetas · recetas dulces · recetas saladas · Todas las recetas

Scones.

Y aquí de la novela Una semana en invierno os traigo estos scones caseros deliciosos que aunque os salgan muchos veréis que al final caen todos.


Vamos a la cocina!!!

Dificultad: Fácil (no tiene nada más que amasar los ingredientes).

Ingredientes:

  • 60 gr. de mantequilla fría.
  • 250 gr. de harina de fuerza.
  • 1 sobrecito (o 16 gr.) de levadura de repostería tipo Royal.
  • un pellizco de sal.
  • 175 ml. de buttermilk ( el como se hace lo tenéis AQUÍ).

Y para acompañarlos puede seer tanto con dulce como salado, yo en este caso opté por mermelada de fresa y mantequilla.


Antes de nada ponemos el horno a precalentar a 190º.

En un bol grande ponemos la harina tamizada junto con la levadura y la sal. Añadimos la mantequilla cortada a cuadritos y con las manos vamos haciendo como migas, aplastando los ingredientes con la yema de los dedos, esto tendréis que hacerlo relativamente rápido para que la mantequilla no se caliente mucho.

Una vez mezclado, hacemos un hoyo en el centro y añadiremos el buttermilk. Mezclamos con rapidez hasta formar la masa. Amasa durante un poco y llévalo a la nevera durante media hora.

Estira la masa hasta obtener un grosor de unos 2 cm. y corta con un corta pastas .

Los pasamos a una bandeja los scones donde previamente habremos puesto un papel de hornear. Deja espacio entre ellos ya que cuando se estén horneando aumentarán de tamaño.

Hornéalos durante 12-15 minutos, hasta que estén dorados.

Con la masa que nos sobra, la volveremos amasar y estirar y formamos mas scones.

Estos «bollitos» se han de consumir el mismo día y a ser posible aun calentitos

 

Blog · Recetas · recetas saladas · Todas las recetas

Solomillo a la pimienta.

Como ya os comenté en la reseña de la novela el «Código da Vinci», os traigo este clásico, solomillo el cual no puede ser más sencillo de preparar. El que yo preparé es solomillo de cerdo pero igualmente podéis hacerlo con uno de ternera.


Dificultad: Fácil (solo tendréis que tener cuidado con el punto de la carne para que no quede demasiado hecha porque perdería jugosidad.)

Ingredientes:

  • 6 medallones de solomillo de cerdo.
  • 150 ml de nata para cocinar.
  • 100 ml de vino blanco.
  • 1 cebolla mediana cortada en juliana (vamos, a tiras)
  • pimienta negra en grano.
  • pimienta negra molida.
  • sal.
  • aceite de oliva.

Lo primero que tenemos que hacer es preparar los medallones de solomillo, los salpimentamos. En una sartén, ponemos un poquito de aceite y cuando esté muy caliente ponemos nuestros medallones. Para que no pierda jugosidad hay que hacerlos rápido, si no la carne se quedará dura. Una vez hechos los ponemos en un plato y reservamos.

En la misma sartén ponemos la cebolla cortada en juliana y ha hacemos a fuego medio bajo para que no se nos queme. Una vez hecha, le añadimos el vino, la nata y la pimienta en grano, dejamos reducir un poquito y probamos para rectificar de sal.

A la hora de presentarlo, pondremos nuestros solomillos en una fuente o plato y salseamos por encima.

¡¡¡Y a disfrutar!!!