Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Galletas con chip de chocolate.

Y aquí estamos con esta galletitas que nos trae la novela «La chocolatería más dulce de París».

Son muy fáciles de preparar, y os lo digo yo que era un poco negada con las recetas de las galletas (todas en general) no sé qué me pasaba, que no había ninguna receta que saliera en condiciones. Pero no hay que desistir, sino todo lo contrario, ponerle más empeño. y así hice yo, y ahora me salen todas de rechupete, aunque no se si eso ahora es bueno o malo, pues muy de dieta no son la verdad 😉 , pero así de vez en cuando no está nada mal darse algún caprichillo .

Vamos a por ellas….!!!

Dificultad: Fácil (solo es mezclar y después pendiente del nuestro horno porque como siempre os digo, cada horno es un mundo. El porqué de esto, no lo sé, quizás lo fabricantes nos quieran volver loc@s o es que tienen identidad propia.

Ingredientes:

  • 250 gr. de harina sin tamizar.
  • 1 cucharada de bicarbonato.
  • pellizco de sal.
  • 90 gr. de azúcar.
  • 125 gr. de mantequilla ablandada.
  • 90 gr. de azúcar moreno.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla.
  • 2 huevos
  • 150 gr. de pepitas de chocolate.
  • 125
  • gr. de frutos secos machacados.

Ponemos el horno a precalentar a 190º.

En un recipiente ponemos la harina, el bicarbonato y la sal.

En otro recipiente ponemos la mantequilla, el azúcar blanco y el azúcar moreno y la vainilla; batir hasta que queden con un aspecto cremoso. Añadir los huevos ya batidos. Y poco a poco ir echando la mezcla de la harina. 

Debe quedar todo bien mezclado. Añadimos entonces las pepitas de chocolate y los frutos secos y removemos para que se repartan bien.

Meter el bol en la nevera y dejar un mínimo de 1 hora.

transcurrido ese tiempo, sacamos nuestra masa y hacemos bolitas que luego aplastaremos un poco. Procurar que todas queden más o menos del mismo tamaño ya que a la hora de hornear se harán todas en el mismo tiempo.

Las ponemos en una bandeja de horno donde previamente habremos puesto un papel de hornear y las metemos al horno entre 8 y 10 minutos.

 

Anuncio publicitario
Blog · relatos · reseña de libros

La chocolatería más dulce de París.

Hola de nuevo a tod@s!!! cuantas ganas tenía ya de volver a contaros mis lecturas, pero las cosas se me acumulan y por desgracia no tengo tiempo para leer todo lo que quisiera y como consecuencia, no puedo escribir nada, ni hacer ninguna recetilla (que también se agradece aunque no sean muy de dieta pero si de capricho y eso siempre tenemos que darnos alguno).

Aquí os traigo esta novela divertida y amena ( algo que yo necesito en estos días), de la autora Jenny Colgan. Ya comenté varios libros suyos, y es que lo que he leído de ella me gusta por lo entretenida y lo bien que me lo hace pasar, además trae un extra al final de sus libros, y son recetas para que te animes a realizarlas en casa. De este que deciros, que me ha costado mucho elegir solamente una y no descarto, que no sea alguna más, y es que ¿quién se puede resistir al chocolate?

La historia comienza con nuestra protagonista, Anna, de 30 años y de profesión probadora en una fábrica de chocolate, así es como ella misma se presenta. Su vida transcurre como una chica normal con una vida normal, hasta un accidente en la fábrica le hace replantearse todo, incluido su trabajo.

Y aquí está Anna sintiéndose la persona más desgraciada del planeta, pero en la vida hay personas que llegan a tu vida cuando tienen que llegar, ni antes ni después y de ello tienes que aprender. Y así de la manera más loca, una antigua profesora suya de francés, le encuentra trabajo en París, algo sin pretensiones pero muy en su línea, en una tienda de un viejo conocido que fabrica chocolate gourmet, de ese que aún se realiza a mano cada paso y que descubres cuando te llevas un trozo a la boca y este te dibuja un cuadro de sensaciones dentro. Y es entonces cuando te das cuenta que lo que antes has comido con el nombre de chocolate, tiene que ser otra cosa pues en nada se parece aquello. 

Así es como Anna se pone a trabajar en aquella chocolatería de París, allí conoce a personas que le harán disfrutar del oficio, que la sacarán de quicio, pero todo eso merecerá la pena. Y es que uno siempre está en el lugar que tiene que estar, da igual lo que hagamos porque siempre estaremos en el sitio que nos corresponde en ese preciso momento.

Blog · relatos · reseña de libros

Algo para picar…

Y continuamos con nuestra novela «La pequeña panadería de la isla», y de ella haremos una recetilla ideal para poner con algún aperitivo y quedar fenomenal.


Nos ponemos en situación…

Polly pasó un día fantástico con Tarnie, y se quedaba ensimismada pensando en ello. Pero ahora tenía que bajar a la tierra y ponerse manos a la obra en su obrador que le va viento en popa. El pan con miel aun la gente es un poco reacia a probarlo, pero está segura que es por falta de información gustativa. Mientras, vuelve a preparar unos palitos de pan aderezados con queso que están teniendo un éxito rotundo.

Esto sí que la hace realmente feliz, aunque suponga mucho trabajo para una persona sola, pero es su gran entusiasmo la que hace que siga para delante. Atrás quedaron esas charlas interminables con Chris sobre posibles contratos, intentando lidiar con los constantes cambios de un millón de formas, discusiones de posibles encargos… Aquí todo era distinto, «…si la gente quería un bollo compraba un bollo, si la gente quería pan compraba pan. Si no querían no lo compraban. Había algo natural, algo muy real, en la transacción que hasta el momento desconocía. Si no hacía pan, no ganaría dinero y no tendría un sueldo, pero si lo hacía y era bueno lograría que la gente volviera. De repente en la pequeña panadería todo parecía posible, muy posible.»

Y así con esas ganas que nos salen cuando hacemos algo que realmente nos gusta, sin importar cuánto trabajo nos lleve, voy a preparar esos palitos de pan aderezados con queso.

Y próximamente veréis los resultados y os pondré la receta para que podáis realizarlos.

Blog · relatos · reseña de libros

La pequeña panadería de la isla.

Y de nuevo una historia entrañable, para ilusionarnos, reírnos, esperanzarnos y bueno alguna que otra lagrimilla también. Nos manda un mensaje positivo de superación.

HAZ LO QUE REALMENTE TE HACE FELIZ A TI, Y NO LO QUE DICTAN DEBERÍAS HACER.

Muchas veces nos empeñamos en cosas que no funcionan hasta quedar sin fuerzas para levantarnos. Ponemos nuestro enfoque en cosas que en realidad no son necesarias y sin embargo pasamos por alto otras tantas que si lo son y mucho.

Esta novela «La pequeña panadería de la isla», es para leerla sobre todo en esos momentos bajos que solemos tener (si no los tenemos muchísimo mejor). Seguro que en algunos de sus párrafos os sentiréis identificad@s.

Su autora Jenny Colgan, como ya os comente en otro de sus títulos (Encuéntrame en el Cupcake café) es una escritora de comedia y ciencia ficción. Y desde luego me encanta lo que he leído de ella, será porque toca temas como la cocina y claro ante eso me rindo si o si, y de la misma manera porque sus libros me dejan muy buen sabor de boca y me animan muchísimo.


Polly Waterford, creía que tenía su vida encaminada, un chico estupendo a su lado (con el que en un futuro formar una familia), un negocio que han montado juntos el cual esperan que vaya viento en popa. Un lujoso apartamento que han comprado en una de las mejores zonas de la ciudad, fiestas y cenas caras donde pretenden atraer clientes, todo eso que pinta fenomenal, se ve ensombrecido, las nuevas tecnologías se abren paso, y todos esos castillos se derrumban. Nada parece salir como pensaron y su relación se rompe.

Polly una luchadora nata, no se rinde y se niega en aceptar la ayuda de su mejor amiga. Su desesperación por encontrar un sitio donde vivir la lleva hasta Mount Polbearne, una isla pequeña con pocos habitantes. Allí recupera su gran afición, hacer pan, este hobby, se convertirá en algo más, también le servirá para conocer a sus habitantes, de lo más variopintos.


Una novela con giros inesperados y  que como ya os dije antes , te deja con una sonrisa en la boca.

La pequeña panaderia de la isla
Reseña de La pequeña panadería de la isla.
Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Cupcake de naranja.

Pues aquí os traigo de la novela «Encuéntrame en el Cupcake Café», esta recetilla con azúcar y mucho color. Unos deliciosos Cupcake de naranja que de lo fáciles que son, veréis que los vais a repetir más de una vez.

Dificultad: Fácil (no tengáis miedo ninguno que esta receta os saldrá bien si o sí)

Vamos a preparar todo!

Ingredientes para los cupcake:

  • 2 naranjas enteras.
  • 250 gr. de mantequilla en pomada (ablandada)
  • 3 huevos.
  • 250 gr. de azúcar.
  • 250 gr. de harina con levadura (Esta harina la encontrareis así directamente)

Ingredientes para el frostin de naranja:

  • 170 gr. de mantequilla en pomada.
  • 225 gr. de queso fresco de untar.
  • 250 gr. de azúcar glas.
  • Ralladura de una naranja. (solo la parte naranja, pues la blanca amarga)

Ponemos el horno a precalentar a 180º.

Lavamos bien las naranjas y las cortamos con piel y todo, lo ponemos en una batidora junto con los huevos, el azúcar y la mantequilla.

Batimos todo bien hasta que quede totalmente integrados todos los ingredientes.

Ponemos nuestra mezcla en un bol y añadimos poco a poco la harina tamizada.

Mezclamos muy bien hasta formar una masa homogénea.

En un molde para cupcake vamos poniendo las capsulas de papel. Si no tenéis dicho molde también os vale unas flaneras metálicas o de las que venden de aluminio que son de usar y tirar. Es necesario que hagáis esto pues si ponéis vuestra masa directamente sobre las capsulas de papel, este al no tener suficiente resistencia se os extenderá. Rellenamos dichos capsulas con nuestra masa. Las podéis llenar casi hasta arriba pues no crecen como las magdalenas.

Metemos al horno entre 15-20 minutos. Tendréis que ir vigilándolos pues como ya os he dicho en otras ocasiones, cada horno es un mundo, cuando lleve unos 12 minutos podréis abrir un poco el horno y pinchar con un palillo los cupcakes, si este sale limpio, los podéis sacar del horno, pero si sale manchado tendréis que dejarlos un poco más. Controlarlos muy bien pues al ser pequeñitos se hacen con rapidez.

Los sacamos del horno y los ponemos en una rejilla a enfriar, ya que si los dejamos en los moldes metálicos con el calor que tienen se seguirían haciendo.

Frostin de naranja:

Batimos con unas varillas eléctricas, la mantequilla.

Le agregamos el queso y seguimos batiendo como unos 2 minutos.

A continuación, vamos añadiendo el azúcar glas, la raspadura de la naranja.

Ya solo nos queda decorar nuestros cupcakes que ya estarán fríos, con nuestro frostin, y a degustar!!

 

Blog · relatos · reseña de libros

Con azúcar y color.

Y con la novela «Encuéntrame en el Cupcake Café» vamos a realizar uno de los innumerables postres de los cuales habla y que no creo que solo pueda realizar una sola receta pues todas ellas prometen ser deliciosas.

Nos ponemos en situación…

Issi se lamenta de su situación y en cierta medida envidiaba a Helena su amiga y compañera de piso, pues aunque ella ganaba más dinero que su amiga y su horario era mucho mejor, Helena hacia lo que realmente le apasionaba de verdad, algo que sabía que era realmente buena.

Ya en el apartamento que compartían las dos, Helena le preguntó por Joe, quería mucho al abuelo de Issi, fue ella la que ayudó a Issi y recorrió todas las residencias asistidas del barrio para seleccionar cual era la mejor.

Issi le cuenta que se encuentra bien, aunque tiene momentos que se encuentra con tanta vitalidad que se escapa a las cocinas a preparar pasteles, y cuando una de las enfermeras se lo impide, este se pone furioso y se enfada.

Así que prepararemos unos Cupcakes de naranja para esos días horribles como ella los denomina.

Estos pastelitos son muy fáciles y asimismo te provocan una gran satisfacción cuando los terminas y los ves tan bonitos todos, además de darte un gustazo delicioso. 

El viernes os podré la receta y el resultado de estos cupcakes.

 

 

Blog · relatos · reseña de libros

Encuéntrame en el Cupcake Café.

De nuevo estoy por aquí, después de una semanilla de parón, con esta novela que con mi pasión por la repostería no podía dejar pasar este «delicioso» título, y la verdad es que no me defraudó.

La novela es amena, muy fácil de leer y donde además de entrarte unas ganas locas por ponerte a realizar tal cantidad de dulces, también nos empuja a levantarnos después de una caída, hacer realidad nuestros sueños, y a no buscar nada, solo vivir la vida que te viene, porque lo que tenga que ser será, porque nos cuesta diferenciar entre lo que queremos (o creemos que queremos) y lo que de verdad necesitamos.

Y así, con esta reflexión, vamos con esta novela de la escritora Jenny Colgan, muy popular en Gran Bretaña que ya ha escrito diez novelas, todas ellas best sellers.

Issi es una chica que ya saltó los 30 años y con más curvas de lo que dicta la moda, que tiene un trabajo de lo más aburrido pero que soporta gracias a un «novio» muy guapo pero el cual solo tiene eso.

Un día como otro cualquiera, la jornada empieza la mar de torcida, (pero Issi no es una chica que se rinda fácilmente, ante el mal tiempo buena cara) un gran aguacero, un desplante en mitad de la calle, un despido y un novio que deja de serlo, hace que pasado el duelo se plantee su vida y le ponga color y dulzor.

Con el empuje de su abuelo Joe y sus recetas, Issi se plantea abrir una pastelería y así hacer lo que realmente le gustó desde siempre, hacer pasteles como su abuelo.

Todo esto envuelto de subidas y bajadas de circunstancias imprevistas, de personas que se cruzan en la vida de Issi para quedarse, de momentos inolvidables, de lucha constante y de no rendirse, mezclado por supuesto de mucho azúcar y color, dan lugar a esta novela que te hará pasar momentos muy bonitos y como no, te abrirá sin lugar a dudas el apetito.

Reseña Encuentrame en el cupcake cafe.
Portada Encuentrame en el Cupcake Café.