Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Torrijas de mi iaia.

Aquí os traigo esta delicia de la novela Los caracoles no saben que son caracoles, es un dulce muy tradicional de la Semana Santa, las torrijas, y es que al mal tiempo buena cara.

Son muy sencillitas de hacer, yo las elaboro como lo hacía mi abuela y son un éxito siempre que las hago. Podéis versionarlas como hago yo con unas cuantas que dejo aparte, y es sustituir la leche por una vegetal o por una sin lactosa.

¡¡Vamos a por ello!!

Dificultad: Fácil (tan solo tenéis que tener cuidado a la hora de escurrirlas de la leche para que en este proceso no se rompan).

Ingredientes:

  • 1 barra de pan del día anterior.
  • 1 l. y medio de leche.
  • Cáscara de medio limón.
  • 2 ramas de canela.
  • 1/2 de azúcar.
  • canela en polvo.
  • 7 huevos (más vale que sobren).
  • 1 l. y medio de aceite.

En una cacerola añadimos la leche, dos cucharadas soperas de azúcar (esto va en gustos, si os gusta más dulces añadir una cucharada más), la cáscara de medio limón (solo la parte amarilla) y las ramas de canela y llevamos al fuego hasta que rompa a hervir. Una vez llegado este punto apartamos del fuego tapamos con una tapadera y dejamos enfriar.

Mientras cortamos la barra de pan en rebanadas anchas de unos 3 cm. (como unos dos dedos) y las colocamos en una fuente grande.

En un plato grande ponemos de 5 a 10 cucharadas soperas de azúcar y 2 de canela en polvo ( la canela también va en gustos si no os gusta mucho poner un poco menos)

Una vez fría la leche colamos para quitar las ramas de canela y la cáscara de limón. y la vertemos sobre las rebanadas de pan. Dejamos que se empapen bien por ambos lados.

Batimos 5 huevos (de momento, si veis que os quedáis sin huevo volver añadir más).

Ponemos aceite a calentar, en una sartén grande, la cantidad de aceite depende de vuestra sartén. Este tiene que ser muy abundante.

Cogemos las rebanadas de pan entre las dos manos y apretamos ligeramente para escurrirlas, las pasamos por el huevo batido y las echamos en el aceite muy caliente.

Con ayuda de una espumadera le damos la vuelta hasta que estén doradas. Las sacamos y las ponemos en papel absorbente de cocina y rápidamente las pasamos a la mezcla que teníamos preparada de azúcar y canela. Las rebozamos bien y colocamos en otra bandeja para que se enfríen

Anuncio publicitario
Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Pestiños

De la novela de Javier Sierra La cena secreta, os traigo este dulce de miel que, aunque en el libro nos pone que son restos de la navidad, aquí los pestiños los solemos hacer más en Semana Santa, aunque dependiendo de la zona de España también los podemos encontrar en navidades. Esa vez nos saltaremos un poco la tradición y los prepararemos hoy con la excusa de nuestra novela.

Es un dulce muy humilde y por consiguiente barato y sin ingredientes difíciles, como tampoco es difícil su elaboración.

Tengo que deciros que la foto no es mía sino del periódico ABC de Sevilla, mis fotos se me han perdido y evidentemente ya no queda rastro de los pestiños en mi casa para volver a repetir las fotos.

Vamos a la cocina!!

Dificultad: Media (es más bien por el entretenimiento que llevan que por otra cosa).

Ingredientes:

  • 125 ml. de aceite de oliva suave.
  • cáscara de medio limón.
  • 125 ml. de vino blanco verdejo
  • 2 pellizcos de sal.
  • 365 gr. de harina tamizada.
  • 150 gr. de miel
  • 30 gr. de agua.
  • Aceite de girasol para freír.

Poner en un cazo el aceite de oliva y la corteza de limón.

Lo ponemos a fuego suave hasta que la corteza se vuelva marrón. Retiramos del fuego y reservamos.

En un bol ponemos el vino, dos pellizcos de sal y el aceite de oliva templado que teníamos reservado.

Añadimos la mitad de la harina tamizada hasta integrarla por completo. Luego añadimos la otra mitad y procedemos de la misma forma.

Amasamos bien y dejamos reposar durante una hora.

Pasado ese tiempo volvemos amasar y estiramos con un rodillo lo más finamente posible y cortamos con un cortapastas.

En centro de cada circulo lo pintamos muy poquito con agua, doblamos los lados hacia el centro volviendo a mojar muy poquito con agua y presionando para formar de esta manera un «lazo».

Freír en abundante aceite. Sacamos y dejamos escurrir en papel de cocina para quitar el exceso de aceite.

En un cazo ponemos la miel junto con el agua y lo llevamos al fuego suave hasta que empiece a burbujear. Retiramos del fuego.

Pasamos por esta mezcla nuestros pestiños dejándolos un par de minutos para que se empapen bien.

Los pasamos a una rejilla para que escurran.

Y a degustar este riquísimo postre.

 

 

 

Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Flan de huevo.

Y aquí os traigo el postre de la novela «Se prohíbe mantener afectos desmedidos en la puerta de la pensión». Y este postre es un flan de huevo casero, que nada tiene que ver con los que podemos comprar en el supermercado, el sabor de este es inconfundible.

Vamos a la cocina…


Dificultad: Fácil-media (intento ser muy objetiva en lo de poner la dificultad, me cuesta un horror, pues casi todas las recetas que os traigo me parecen que son fáciles, aunque luego hablando con amigos al respecto me dicen que no lo son tanto. Si en alguna ocasión veis que estoy equivocada acerca de la dificultad puesta, no dudéis en decírmelo y la cambiaré).

Ingredientes:

  • 400 ml. de leche.
  • 100 ml. de nata fresca.
  • 4 huevos.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 1 vaina de vainilla.

Para el caramelo:

  • 50 gr. de azúcar.

Ponemos el horno a precalentar a 170º

Vertemos la leche en un cazo junto con la vaina de vainilla, lo ponemos al fuego y llevamos lentamente a ebullición. Retiramos del fuego y dejamos infusionar con la vaina durante media hora. A continuación añada la nata a la leche.


Preparamos el caramelo.

En un cazo ponemos los 50 gr. de azúcar, sin dejar de remover hasta que hierva y el azúcar esté dorado y se caramelice. (Para que el caramelo sea más fluido se le puede añadir 2 cucharadas de agua al azúcar)

Vertemos el caramelo en el molde o moldes individuales. Reservamos.


En un bol ponemos los huevos junto con el azúcar y batimos. Retiramos la vaina de vainilla de la leche y vamos incorporándola en forma de hilo sobre los huevos batidos a través de un colador y sin dejar de remover.

Vertemos la mezcla en nuestro molde o moldes individuales, lo ponemos al baño María en una bandeja con agua hirviendo que cubra 1/3 de nuestro molde.

Horneamos durante 30-40 minutos hasta que los pinchemos con un palillo y este salga limpio.

Los dejamos enfriar a temperatura ambiente, y una vez fríos los meteremos en el frigorífico durante unas 4 horas

 

 

 

 

 

 

 

batimos

Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Empanadillas de manzana y canela.

Esta receta estaba pendiente de publicar ya que del libro del cual proviene El café de los corazones rotos, hace tiempo que publiqué la reseña.

Pero nunca es tarde y aquí esta, un dulce fácil de preparar y con un resultado fantástico.


Dificultad: Fácil (la masa se compra ya hecha y el relleno es sencillo).

Ingredientes:

  • 1 paquete de obleas (de las que se usan para hacer las empanadillas. Tienen dos tamaños, con elegí la que es un poco más grande)
  • 800 gr. de manzanas (yo le puse la variedad reineta por tener ese punto ácido, pero podéis ponerle la que más os guste)
  • 50 gr. de azúcar.
  • 30 gr. de mantequilla.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • Azúcar glas.
  • Aceite de girasol.

Poner el horno a precalentar a 200ºC

Pelar las manzanas, cortarlas en cuadraditos y rehogarlas en una sartén con el azúcar y la mantequilla hasta que estén ligeramente caramelizadas. Sazonar con canela.

Esperamos a que nuestra mezcla este fría, y procedemos a rellenar las obleas, ponemos un poquito en un lado y doblamos, cerrando los bordes con ayuda de un tenedor.

Las colocamos en una bandeja de horno donde previamente habremos puesto un papel sulfurizado (papel de horno), con la ayuda de un pincel las pintamos un poquito con aceite.

Las horneamos durante unos 10 minutos, hasta que estén ligeramente doradas.

Una vez frías, espolvoreamos con azúcar glas.

Blog · Recetas · recetas dulces · Todas las recetas

Gâteau au chocolat.

Y aquí está la otra receta seductora para completar el menú de nuestra novela Menú de amor.

Para los amantes del chocolate es realmente todo un placer este postre ya que el interior queda un chocolate derretido espectacular.


Dificultad: Media (no es que sea difícil hacerlos es solamente batir muy bien los huevos para incorporarles mucho aire y de esa forma luego sujete los trozos de chocolate en el interior. Y sobre todo pendientes del horneado)

Ingredientes:

  • 100 gr. de chocolate negro (mínimo un 70% de cacao)
  • 2 huevos 35 gr. de mantequilla.
  • 35 gr. de azúcar moreno.
  • 25 gr. de harina.
  • 1 sobre de azúcar avainillado.
  • trocitos de chocolate para el interior.
  • Moldes individuales.

Precalentamos el horno a 220º.

Fundimos el chocolate y la mantequilla al baño maría. 

Batimos los huevos hasta obtener espuma, añadimos el azúcar y el azúcar avainillado.

Añadimos el chocolate fundido, mezclamos bien y a continuación incorporamos la harina tamizada por tandas y mezclamos despacio.

Untamos los moldes individuales con mantequilla y los espolvoreamos con harina.

Seguidamente rellenamos un tercio de los moldes, colocamos un trocito de chocolate (aproximadamente un cuadrito de la tableta cortado en 2 trocitos). Procurar que quede bien en el centro en cada molde, y finalmente acabamos de rellenar con la masa restante.

Horneamos entre 8 a 10 minutos.

Según nos apunta el autor de esta receta, los gâteau deben quedar hechos por fuera y liquido por dentro. Se sirven templados.

Se pueden acompañar con un helado de naranja como recomiendan en la novela.

Y para presentarlos podéis espolvorearles azúcar glass. Yo me decanté por unas lascas de caramelo, pero lo podéis decorar como más os guste.

Feliz San Valentín!!!

 

Blog · relatos · reseña de libros

Un dulce digno de mencionar y de comer.

Aquí os traigo otra comida o más bien postre de nuestra novela «El Ocho». Fue tan sublime la cena que preparó Harry para sus comensales que no pude resistirme a preparar ese colofón de postre digno de tan suculenta cena. Os hablo del strudel, según he podido informarme este postre es tradicional de la cocina austriaca y del sur de Alemania cuyos orígenes podrían remontarse a antiguas recetas de las cocinas bizantina, armenia o turca.

Consiste en un rollo de masa muy fina, tal que los maestros pasteleros dicen que ha de poder leerse el periódico a través de ella. Este va relleno de una compota de manzanas, pasas, canela y algunas veces hasta nueces o almendras. Se suele servir templado y con azúcar glass por encima. Podemos acompañarlo de helado o nata montada, aunque para los más exigentes podemos ponerle una salsa caliente de vainilla, como unas natillas muy claritas.

Yo he utilizado la pasta filo como base y las manzanas reineta para que de ese toque ácido de esta variedad. Un consejillo, cuidado con la masa filo, que no se os seque pues se os romperá y al poner el relleno en la masa ojo que no esté caliente, de lo contrario también se romperá. El resultado merece la pena,  la masa queda crujiente y no se hace pesado. Os pondré la receta para que también os animéis a prepararlo.