Blog · relatos · reseña de libros

Nada tan dulce como la miel.

Continuamos con la novela de Javier Sierra, La cena secreta. 

Y os pongo en situación. Nos encontramos en la iglesia de Santa María delle Grazie, Milán, allí se encuentran reunidos todos los hermanos en el claustro de los muertos en torno a cuerpo del hermano bibliotecario el cual apareció muerto en unas extrañas circunstancias.

Todo se desarrolla rápido, pues se teme que su cuerpo empiece a descomponerse y por esa razón deciden inhumarlo en la mayor brevedad posible.

La ceremonia fue rápida, dio la sensación de que los hermanos tenían prisa por ir a cenar antes de que oscureciera.

De hecho «…los frailes murmuraban sobre el arroz con legumbres que los esperaba o los pastelitos de miel que aun sobraban de navidad».

Y quedándonos solo con la parte dulce del relato, voy a realizar esos pastelitos de miel que están para chuparse los dedos, aunque con la vuelta de los días de calor y asueto, hemos de volver a la vida un poco más sana, pero sana es la miel y un poquito de dulce con moderación no hace daño a nadie.

Anuncio publicitario

Una respuesta a “Nada tan dulce como la miel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s